Irresistable.es

Cómo servir las bebidas durante las fiestas

En unos días en los que la comida de nuestra mesa parece multiplicarse, la bebida cobra más relevancia todavía en su función de acompañante. El modo de servir nos condiciona el modo de beber y, por tanto, influye en cómo no sienta la comida. Las veladas en estas fechas suelen, además, contar con una mayor variedad de bebidas.

Agua, refrescos, vinos, licores… conviven encima de nuestra mesa y contribuyen a pasar un rato mucho más delicioso. Para no limitarnos es necesario colocar en la mesa al menos dos copas. Una de ellas para contener el agua, el refresco o la cerveza, mientras que la otra debe utilizarse exclusivamente para el vino que vayamos a tomar.Servirbebida

Vasos correctos

Incluso en nuestra propia casa nos gusta utilizar el recipiente perfecto para tomar una determinada bebida. Y más exigentes somos todavía cuando ejercemos de anfitriones para recibir a familiares y a amigos en nuestro hogar. El vino y el champán, por ejemplo, precisan de determinados tipos de copa.

Dependiendo del vino puede convenir más una copa que otra. Pero por lo general se puede utilizar el mismo modelo para cualquier tipo de vino. El champán, por otro lado –y los vinos espumosos- necesita también de una copa característica. Por otra parte, el agua, los refrescos y la cerveza ofrecen más flexibilidad en cuanto al vaso a utilizar. Aunque, por regla general, los vasos anchos son más cómodos para estas bebidas.

Por último, si después del postre vamos a ofrecer algún licor habrá que utilizar vasos de chupito. Si lo que se sirve es coñac o brandy es mejor usar amplias copas y rellenarlas no más de un quinto de su capacidad. En el caso de otros alcoholes o combinados el vaso vuelve a ser más flexible.

Loft

Loft

Cuidar la temperatura

Es importante tener bajo control en todo momento la temperatura de las bebidas que vayamos a ofrecer a nuestros invitados. Esta propiedad influye enormemente en la calidad de las mismas, ya que una gran diferencia entre su estado real y el ideal puede resultar desagradable.

La temperatura perfecta para el agua no existe. Es una cuestión personal y, por tanto, debemos tenerlo en cuenta a la hora de servir bebidas a nuestros invitados. Unos pueden preferir agua muy fría mientras que a otros les puede sentar mal y solo beban agua del tiempo. Lo mejor será servir agua fresca, que no fría, pues a medida que pasa el tiempo irá incrementando su temperatura. En cuanto a los refrescos y las cervezas, aunque consta también de un porcentaje personal, por lo general gusta que se sirvan frías. No olvidemos, no obstante, que siempre se pueden añadir hielos al agua o a la bebida, aunque debemos tratar de evitarlo en la medida de lo posible.

El vino es un caso aparte. Tanto el rosado como el blanco se sirven a temperaturas que no que varían entre los 6 y 10 grados. El tinto, por su parte, debe estar entre los 15 y los 18 grados, con leves variación en función de su tipología (jóvenes, reservas…). En el caso del cava o el champán, su temperatura ideal se encuentra entre los 5 y los 7 grados.VAP 35 Hermitage Mineral

Protocolo

Existen normas no escritas que, en algunos casos, rozan el umbral de la educación. Es importante saber comportarnos en la mesa, y todavía más cuando contamos con invitados. En muchos casos no se cumplen porque se desconocen. Y aunque algunas puedan pasar desapercibidas, nunca está de más tenerlas en cuenta.

Si te ha tocado ser el anfitrión debes saber que las bebidas no se sirven antes de que los comensales se hayan sentado a la mesa. El agua sí se puede servir aunque todavía no esté la comida encima de la mesa; pero el resto de la bebidas suelen servirse una vez estén tengamos enfrente los alimentos.

Cuando se vaya a servir, el anfitrión o aquella persona que coja la botella debería preguntar a aquellos que estén a su alrededor con la copa vacía y servirles antes que a él mismo. Además, es un gesto de cortesía servir primero a las mujeres. También es común ir pasándose la botella uno a uno empezando por la derecha del anfitrión.

Por último, otro punto a tener en cuenta si estamos sirviendo es que la boca de la botella nunca debe apoyarse sobre el vaso. Debe permanecer a un par de centímetros del mismo. Por su parte, lo mejor es que el vaso no se levante de la mesa para no dificultar al que está sirviendo. En cuanto al llenado del vaso o de la copa es preferible que no se llene hasta arriba del todo. Este aspecto es otra vez más flexible si se trata de agua o refrescos. Sin embargo, con lo vinos o el champán hay que cumplirlo con más precisión, por el bien de la bebida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Luminarc

Acerca del Autor

En Irresistable descubrirás los mejores trucos y últimas tendencias de decoración para el hogar. Los productos de Luminarc más originales y las ideas más creativas para llevar el color a tu mesa.
twitter facebook pinterest
Archivo
Distribuidor de Luminarc España
Newsletter

Introduce tu dirección de email para seguir este Blog y recibir las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Nuestro Instagram